Cómo controlar el estrés

Stella De Ávila EscobarPor Stella De Ávila Escobar

Psicóloga Entrenadora Personal.- Coach con Programación Neuro Lingüística

El estrés es un estado de tensión física y mental que se genera como respuesta automática ante cualquier situación interna o externa que se percibe como una amenaza o es demandante.

El estrés como tal forma parte de las expectativas que desarrollamos para alcanzar un objetivo, incluso nos impulsa para conseguir mejores resultados si se sabe manejar con eficacia.

Es decir, en primera instancia la respuesta del estrés es necesaria para impulsarnos en busca de soluciones y como afrontamiento ante los desafíos, pero si se prolonga demasiado termina afectando tanto el aspecto emocional como físico.

Cinco pasos que ayudan a mantener el sistema nervioso en equilibrio

-COMPRENDER LA BIOQUÍMICA COMO FUNCIONAN NUESTROS CUERPOS

Cuando nos encontramos en una situación de exceso de presión, conflictos personales, obligaciones económicas, laborales, pérdidas, cambios inesperados que generan mucho estrés, nos sentimos amenazados. Deseamos en muchas ocasiones abandonar, huir.  Esto hace que nuestro cerebro secrete hormonas que le indican al sistema nervioso que esté preparado para tomar medidas drásticas.

La respiración se vuelve corta y más rápida, inundando los músculos con sangre, tensionándolos, la visión periférica se va, el oxígeno bombea menos al cerebro; dejamos de pensar con claridad.

Como alejarnos, ignorar o huir la mayoría de las veces no es la solución, cerebro y cuerpo entran en conflicto sin poderse poner de acuerdo, no se encuentra salida, generando una situación de ansiedad, desesperación y bloqueo.

Aunque todos en algún momento hemos pasado por situaciones similares, debemos aprender a serenarnos, hacer un corte de actividad que nos permita recuperarnos, el cuerpo no está diseñado para soportar por largo tiempo una descarga excesiva de cortisol,  hormona principal generadora de estrés, produciendo una reacción en cadena secundada por otras hormonas que afectan el buen funcionamiento de nuestro organismo.

En condiciones normales la energía que genera nuestro cuerpo va dirigida a ejecutar las diferentes funciones metabólicas que lo mantienen en equilibrio.

Sin embargo, ante la aparición de un evento estresante el cerebro genera una serie de señales que viajan hasta las glándulas adrenales, las cuales comienzan a generar grandes cantidades de cortisol, esta respuesta no es perjudicial para la persona, en tanto no se mantenga en el tiempo.

Cuando esto ocurre, comienzan a aparecer síntomas causados por desequilibrio hormonal como: irritabilidad, fatiga, cefaleas, insomnio, bajo apetito, dolor muscular, gastritis, palpitaciones, dificultad para concentrarse. Pasando de dolencias leves como resfriados frecuentes, a enfermedades crónicas como colon irritable, hipertensión, a letales como el cáncer.

-RECONOCER LO QUE ESTAMOS SINTIENDO CUANDO LO ESTAMOS SINTIENDO- Es el primer paso para canalizar nuestras emociones.

Saber manejar las emociones en momentos de gran estrés determina en muchos casos la diferencia entre el éxito y el fracaso. La neurociencia asegura que mantener la calma ante las situaciones no es un rasgo innato.  Es una habilidad que se puede aprender reforzando la idea de que, aunque no siempre podemos controlar lo que nos pasa, ni las decisiones de los demás en los sucesos de nuestro entorno, si podemos canalizar nuestras emociones para mantener el control sobre ellas y podernos adaptar a las nuevas circunstancias.

-CUANDO ESTÉS NERVIOSO(A) O ALTERADO IDENTIFICA QUE ES LO QUE TE ESTÁ AFECTANDO.

Es decir, cuáles son los pensamientos que te generan angustia. (Rabia, frustración, miedos, culpas…) Inicia un diálogo interno para tranquilizarte. Ejemplo: ¿con entrar en desesperación voy a cambiar las cosas? Esta sola frase frena la avalancha emocional descontrolada y te permitirá comenzar a pensar conscientemente. Luego establece un diálogo interno disuasivo, EJ: (tranquilo, esto va a pasar, mañana te sentirás mejor, respira profundo, …etc). Hazlo como si le estuvieras hablando a un buen amigo en problemas, a un hermano menor, a alguien que quieres mucho. Sin reproches con benevolencia.

Si aún no es suficiente aléjate tan pronto puedas, haz un ejercicio de introspección e identifica cual es el mayor temor que te está afectando en dicha situación, por favor no te mientas,  la honestidad contigo mismo es absolutamente necesaria. Toma un lápiz y papel y dibuja lo que sientes. Pueden ser círculos, rayas, garabatos, lo que salga en ese momento,  luego le pones ojos, brazos y piernas. Identifica tu miedo, ponle nombre, cuando ya lo hayas hecho busca una caja, un frasco algo donde puedas guardarlo bien cerrado.

Luego,  le dirás: ya te saqué, yo soy mucho más que tú, yo soy el que manda y permanecerás ahí hasta que yo lo decida. Este sencillo ejercicio le dará a tu cerebro una nueva opción para sacar el temor que lo está afectando. Cada vez que trate de regresar simplemente le dirás estás en la caja hasta que yo lo decida. Cuando lo hayas practicado varias veces tu cerebro aprenderá a soltar los pensamientos necios sin tu intervención. Una vez esté superado en el tiempo, destruirás el papel ya sea quemándolo o simplemente rompiéndolo.

-TRABAJA RELAJACIÓN FÍSICA Y MENTAL

Practica la respiración. Inhala profundamente.  lleva el aire hasta el estómago como aspirando un cigarrillo, sostenlo cinco segundos, luego déjalo salir lentamente. Al mismo tiempo relaja todos los músculos del cuerpo, hombros, piernas, cuello, cara. Puedes hacer este ejercicio varias veces al día, cuando estés muy alterado. La respiración profunda permite que el oxígeno llegue en abundancia a nuestro cerebro, aclarando la mente, permitiéndonos pensar con más claridad. Serena, normaliza los latidos del corazón, y todas nuestras funciones orgánicas.

Una vez estés relajado(a) imagínate en un lugar pacífico, un lugar donde te sientas muy bien, imagina que estás tranquilo (a), feliz, un lugar donde nada ni nadie te puede molestar. Vuelve a soñar… cuando entramos en estado de ensoñación imaginando o recordando algo agradable, nuestro cerebro desacelera su ritmo, puede descansar. Es la forma de meditación más fácil de aplicar. Hacerlo todos los días por cuatro o cinco minutos o cada vez que puedas es la mejor manera de recuperar la salud emocional y mental.

-POR ÚLTIMO, CONSTRUYE TU PROPIO CIRCULO DE BIENESTAR.

Aléjate de las situaciones tensas cada que sea posible. Y haz un ejercicio de retroalimentación emocional para aliviar los niveles de presión.

Algunas sugerencias de cosas que puedes hacer:

Es necesario conectarse con pensamientos positivos, lee buenos libros que alimenten tu espíritu, disfruta cada día de un momento de contemplación al amanecer o al atardecer, practica la quietud interior, en soledad.

Observa el sol, las hojas de los árboles, siente la brisa, escucha música suave, clásica, instrumental, el canto de los pájaros, el rumor del agua.

Experimentar estos pequeños espacios del goce simple de estar vivo desechando cualquier pensamiento que pueda interferir, te irá dando el poder de controlar tus pensamientos y mantenerte en el presente concentrado en la tarea que has decidido realizar.

Practica la gratitud.  Es importante vivir en el agradecimiento, sin importar la situación que estés pasando siempre habrá cosas que agradecer, esfuérzate por buscar todas aquellas cosas que te hacen sentir agradecido, mantén el mayor tiempo posible ese sentimiento positivo y de esa manera podrás sintonizar fácilmente con la salud, el bienestar.

Camina, haz ejercicio moderado, cultiva alguna habilidad artística, un anhelo que hayas guardado en tu corazón por largo tiempo y que te ayudará a salir de esa situación de tensión en que permaneces.

Ríe con frecuencia, relájate, mira a las personas a los ojos con amabilidad. Practica el dar cuando se presente la oportunidad, en completo anonimato y sin esperar que el que recibe te lo tenga que agradecer.

Abraza a tus seres queridos, diles cuanto los amas, fortalece tus redes sociales de interacción física, visita a tus amigos, llámalos, interésate por ellos, participa en alguna actividad de beneficencia, aprende a dar de lo que tienes, de lo que eres, se generoso. Recuerda que, para ser amado, debes primero aprender a amar.

La vida está hecha de pequeñas cosas que en cadena crean la magia de la felicidad. Si las sabes recuperar serán el bálsamo que ayudarán a soportar las presiones del entorno.

Cuando estamos dormidos nuestro cerebro trabaja en diferentes frecuencias con el fin de mantenernos activos y sanos.  Lo mismo debe suceder cuando estamos despiertos, pero no pasa de esa manera cuando nuestros estados de tensión comienzan a interferir manteniéndonos alterados por mucho tiempo, el cerebro no puede hacer los cambios de frecuencia necesarios con el fin de producir descanso y reiniciarse con nuevos impulsos tal como lo hacen los vehículos automáticos.

Si permanecemos en estado de tensión por mucho tiempo, comenzamos a desequilibrarnos y dejamos de pensar con claridad, incluso podríamos llegar a perder el control, por eso es necesario que seamos consciente cuando esto nos esté ocurriendo con el fin de producir a voluntad estos cambios de consciencia necesarios para nuestra salud física, mental y emocional.

Aprender a canalizar nuestras emociones, quizás no cambie las circunstancias que nos rodean, las situaciones o las personas. No impedirá que lleguen los problemas, porque además esa es la dinámica a través de la cual la vida nos impulsa para seguir adelante resolviendo los desafíos que tengamos que enfrentar, pero sí ganaremos habilidades que nos permitirán sortear las dificultades y salir fortalecidos de ellas.  Así como hacen los buenos marineros,  puede que no podamos cambiar el viento, pero sí podemos enderezar las velas para ponerlo a nuestro favor.

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s