¿Eres consciente de cómo las decisiones afectan tu futuro?

foto 1 Stella (1)Por Stella De Ávila Escobar *

Constantemente estamos tomando decisiones. Esas decisiones tienen que ver con la elección de un camino y el camino más importante en el que se resumen todas las motivaciones, aspiraciones y esfuerzos del ser humano es la búsqueda de la felicidad.

Abraham Maslow psicólogo norteamericano considerado uno de los principales exponentes de la psicología humanista del siglo XX; sitúa en la cúspide de su pirámide de las necesidades humanas  la felicidad, la cual llama autorrealización. Ese es el derrotero final, el norte que guía todos nuestros esfuerzos.

¿Por qué como humanidad y como individuos se nos dificulta tanto encontrar ese camino?

¿Qué es lo que hace que tomemos decisiones equivocadas que en lugar de acercarnos a nuestro ideal pareciera que nos alejamos cada vez más?

En muchas ocasiones creemos que cuando tomamos una decisión somos autónomos, sin darnos cuenta que nuestra opinión está siendo dirigida por el medio donde vivimos,  la publicidad, la presión social de los grupos a los que se pertenece, de las circunstancias que nos condicionan.

Constantemente se nos venden fórmulas perfectas para ser felices. Que van desde el último perfume con feromonas  para conquistar, al desodorante mágico que te hace más atractivo(a), las cremas,  las cirugías que brindan juventud eterna, hasta las exigencias más altas de lujos;  todo eso para obtener aceptación, reconocimiento, popularidad.

Los niveles de estímulo que recibimos sobrepasan la capacidad de nuestros cerebros para retener la información y por tal razón se confunde, no analiza y termina por escoger no lo que en verdad le gustaría, necesita o le conviene, sino lo que más promete o se destaca dentro de la avalancha de información que recibe a través de los medios de comunicación, del entorno, de las redes y los grupos sociales, para imponer creencias, modas, tendencias.

En muchas ocasiones creemos que somos autónomos sin darnos cuenta que la elecciones que hacemos ya están tomadas por nuestros cerebros desde antes de hacernos la pregunta. Y en ello van incluidas las decisiones más importantes que tomamos en nuestras vidas como que profesión estudiar, con quien nos vamos a casar,  los negocios,  nuestras relaciones personales, nuestras finanzas.

En el cerebro existen un tipo de neuronas llamadas “neuronas espejo” cuya función es reflejar la actividad que estamos observando, eso hace que  no solo aprendamos sino que actuemos por imitación.

La publicidad  utiliza esta condición de nuestros cerebros para lograr sus fines consumistas.

La psicología de masas sabe cómo inclinar la población favorable o desfavorablemente hacia un producto determinado. Esta misma dinámica es utilizada en todos los ámbitos de la vida humana,  incluso para hacer política manipulando así los destinos no solo a nivel individual sino de naciones enteras.

Joseph Goebbels publicista y político alemán ministro de propaganda del partido Nazi, sabía cómo trabajar la voluntad de las masas.

En una de sus célebres frases afirmaba: “Toda propaganda debe ser popular adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a quien va dirigida, cuando más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar”

¿Qué tan consciente eres de que las decisiones que tomas son realmente tuyas?

Muchos piensan que la hipnosis se trata de sentar a alguien en un diván y hacerlo entrar en trance; es un grave error. Toda persona que focaliza su atención de tal manera que el resto del mundo desaparece para ella, está en trance.

Cuando ves una película, cuando coreas la muletilla de una canción, cuando por la TV pasan una imagen impactante muchas veces, una frase como un mantra, una propaganda que repiten sin parar. Todo ello habla a nuestro subconsciente modificando nuestros gustos, opiniones, creencias, valores y por consiguiente nuestra manera de sentir y de pensar.

Estudios realizados por la Dra. Susan Greenfield neurocientífica de la Universidad de Oxford han demostrado que la sobre estimulación  de imágenes, sonidos, mensajes, no permiten que  una persona se detenga por más de ocho segundos en   ellas.  Esa saturación afecta la concentración y por ende la capacidad de análisis y la interiorización de dicha información generando en muchos adultos déficit de atención.

No pueden mantener la concentración en algo o en alguien que implique un mínimo de esfuerzo mental, les cansa leer y mucho menos pueden analizar.  La voluntad y la autocrítica desaparecen convirtiéndose en personas fácilmente manipulables, consecuente a esta alienación se genera una sociedad con mentalidad de colmena donde el imaginario es: TENER PARA SER… “comprar, consumir, competir”.

Cuando tomamos una decisión más que la elección de una alternativa, implica renunciar a todas las demás opciones y ello conlleva  hacerte cargo de las consecuencias de esa decisión.  No se puede no elegir,  porque la vida así lo exige constantemente y si no lo hacemos, ella lo hará por nosotros.

El futuro es un sinnúmero de posibilidades pero   las que escogemos son las que definen lo que nos toca vivir.

Nuestro camino está hecho de las decisiones que tomamos.  Y van desde que música escuchar, donde comer, que zapatos comprar, donde viajar hasta las más importantes: profesión, negocios,  donde vivir, la pareja, la forma como nos relacionamos con los demás, amigos, manejo de las finanzas personales, etc.  Y aunque el error también forma parte del aprendizaje, a veces nos equivocamos  con demasiada frecuencia.

¿Cómo parar esta carrera de desastres que lo único que genera es angustia, estrés, insatisfacción?

  • Lo primero que hay que hacer es ¡DESPERTAR! Salir de la hipnosis colectiva en que vivimos. Darse cuenta cuando veas una propaganda, escuches opiniones así sean de la mayoría, analiza su contenido. No creas en todo lo que te dicen o veas, así sea la opinión de supuestos expertos.

¡Para la carrera! Y pregúntate si lo que te están diciendo tiene lógica.

Es necesario hacer un alto, guardar distancia, reflexionar.

-No tomes decisiones “en caliente”, es decir dejándote llevar por la emoción del momento. O, en un “bajón emocional” porque en esos momentos no alcanzamos a percibir las consecuencias futuras.

Espera, haz una pausa antes de hacer elecciones que puedan afectar tu vida de manera permanente.

-Dejar de buscar afuera y volver la mirada hacia nuestro  interior. Comunicarnos con nuestras emociones, nuestros sentimientos, aprender a escuchar las señales que nos envía nuestro cuerpo.

-Aprender a conocernos, a valorar lo que somos, así podremos saber lo que realmente queremos,  entender que lo que verdaderamente le da sentido a nuestras vidas, no son las cosas materiales por sí solas. Ellas nos dan comodidades, satisfacciones pero eso es solo el complemento que nos ayuda a vivir mejor.

Lo que realmente nos acerca a la verdadera felicidad,  que es coherencia, serenidad, paz interior,  nace de saber hacia dónde vas, de encontrar un camino que le dé sentido a tu vida y eso tiene que ver con un propósito.

La clave es comprender  que cuando te sientes infeliz es que te estás alejando de lo que realmente le da sentido a tu vida y cuando  estas centrado es porque has encontrado el camino correcto y se siente básicamente seguridad de espíritu. Es la certeza de saber a dónde vas.

“Cuando escoges un camino, escoges las consecuencias, pero… siempre tendrás la oportunidad de hacer una nueva elección”

SIN IMPORTAR CUANTO HAYAS VIAJADO EN LA DIRECCIÓN INCORRECTA, CUANDO LO DECIDAS, PUEDES DAR LA VUELTA, CAMBIAR EL CAMINO, VOLVER A EMPEZAR…

*Psicóloga. Entrenadora personal Coach con programación Neurolingüística

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s