Cuando el amor se viste de fiesta

IMG-20160718-WA0002Por José Atuesta Mindiola

 El amor de la familia es como el árbol de la gracia, nunca deje de crecer. Para los padres responsables de la educación y el proyecto ético de sus hijos, el amor no envejece; porque la prudencia, la comprensión y la ternura resplandecen en el diván candoroso de los años.  Dice el maestro Adolfo Pacheco: “somos como el Mochuelo de ojos negros brillantinos, entre más viejo más fino”. En palabras del pintor Francisco Ruiz: “con los años el amor viaja pegado a la piel, como madero de naufragio, imán de los sueños, trapiche de penas añejando sabio vinos”.

Cuando la fraternidad destella sentimientos, el amor se viste de fiesta y los goces del espíritu rondan el reencuentro de la añoranza y la esperanza en la vida familiar. Estos magníficos acontecimientos los vivimos, parientes y amigos de los De La Peña Carrillo y Atuesta Durán, el pasado 16 de julio en la ciudad de Bucaramanga, con la celebración del matrimonio de David Leonado De La Peña Carrillo con Carmen Leonor Atuesta Durán. Primero los ritos en la iglesia católica, y después: el brindis, la cena, la música y los movimientos rítmicos del cuerpo.

FOTO 3. IMG-20160718-WA0004 (1) (1)Una noche inolvidable de emotiva fascinación. La música de una orquesta de la ciudad hizo la apertura del baile, y después la presentación del inigualable e inagotable cantante Poncho Zuleta al lado del rey de reyes, Arturo “El Cocha” Molina.   Jóvenes y adultos de todas las edades bailaron y tararearon inmortales canciones vallenatas, entre ellas: ‘Mi niño se creció’, ‘Mañanitas de Invierno’, ‘Ay vas paloma’, y por supuesto como era día de la Virgen del Carmen, no podía faltar el merengue ‘La virgen del Carmen’.

En mi calidad de tío de la novia, hice este brindis: Carmen Leonor y David Leonardo, queridos sobrinos, el matrimonio es la revelación suprema de la alianza del respeto y la ternura, que entrelaza los hilos del tiempo con los interminables colores del amor. En los diálogos secretos del corazón, existen tantas cosas comunes entre ustedes: la primera, la cuna de su infancia es el edén, Río de Oro, pueblo maravilloso como su nombre.

Leonor Duran Vesga y Alberto Atuesta Mindiola deciden bautizar a su hija, Carmen Leonor, cuyo significado “es canto que resplandece”. Carmen en latín es canto, y Leonor “aquello que tiene honor y resplandece”. Celina Carrillo Gutiérrez y Fernando De La Peña Márquez bautizan a su hijo, David Leonardo. David es un nombre de origen hebreo que significa “el amado o el elegido de Dios”. Leonardo de origen germánico, “aquel que es fuerte y resplandece”.

De sus padres, distinguidos ciudadanos, reciben las bases fundamentales para la formación de su proyecto ético y profesional. Temerosos de Dios, responsables, amorosos y familiares.

Ambos disfrutan el asombro por la belleza de la naturaleza. A David le encanta el color verde, la fascinación de la primavera. Carmen prefiere el color azul, por el atractivo de contemplar la armonía y la celeste serenidad. Para los dos: la vida es el puente por donde transitan los sueños, las esperanzas y las bondades. La fe es la fortaleza para celebrar las bienaventuranzas y para afrontar y superar las adversidades. El amor es el poder de la palabra, la mirada cautivante de sonrisas, el imperativo de vencer la soledad y la estación que dignifica las virtudes de la familia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s