La última parranda de ‘Poncho’ López en Valledupar

Por José Atuesta Mindiola

 ???????????????????????????????Juan Alfonso ‘Poncho´ López Gutiérrez  tocó su última parranda  el 29 de abril del 2000 en Valledupar. Ese día estuvo en la casa de César López, acompañado de sus hermanos Pablo Agustín y Elberto, su hijo Carlos Alberto, sus primos Elías Gutiérrez, Arístides López, y  los paisanos Alcides Morón y José ‘El Ñame’ Mendoza, entre otros amigos cercanos a su dinastía.  Fue un día inolvidable  de música e  historias provincianas.

Los hermanos López Gutiérrez sintetizan la tradición musical de un pueblo que creció entre cantos  y acordeones, Juancito López Molina, José Mercedes “Cede” Gutiérrez y  Eusebio Zequeira, referentes de una saga familiar. Los tres personajes constituyen el tronco ancestral de la música vallenata en La Paz: de ahí provienen Juan y Pablo Rafael López, Alfredo Gutiérrez Vital, Dagoberto López Mieles, Armando Moscote Gutiérrez y los renombrados Hermanos López,  con Pablo Agustín y Miguel  a la cabeza.

La grandeza de estos hermanos no es sólo la música, sino su don de gente amable y bonachona, con humor que fluye como miel en los labios. Hablar con Pablo Agustín es ahondar en las raíces del folclor, matizado de anécdotas, música caribeña y de la dignidad de ser amigo. Posee, no cabe duda,  un envidiable sentido de familiaridad y respeto a la vida,  y goza tanto la fiesta que cuando celebra un chiste su risa es más grande que su cara. Son 110 kilos de alegría y  de magia sonando los cueros de la caja. Es el cajero vallenato más  famoso de la historia, ha tocado en Moscú, Belgrado, Estocolmo, Madrid, Francia, Estados Unidos, México, República Dominicana, Perú, Guatemala, Puerto Rico, Venezuela, Ecuador y Panamá.

Esa parranda con Los López fue un reencuentro con la nostalgia y la historia de su pueblo. Recordaron la importancia del hotel ‘América’  de Pacho Mendoza  y América Egurrola, que era el centro cultural de La Paz. Allí se realizaron memorables encuentros entre connotados músicos y personajes de la región. ‘Poncho’ López, el rey de los bajos,   tocó como los dioses; una de sus interpretaciones más aplaudida fue el merengue ‘Yo soy vallenato’ de Alonso Fernández Oñate, cantado por el  ‘El Ñame’ Mendoza, pero también fue emocionante  cuando Arístides nos hizo regresar a los tiempos lejanos de La Paz, al cantar el paseo ‘rememorando’ de Dagoberto:

Yo vivo rememorando los tiempos viejos de La Paz/

Los cuentos de Miguel Canales y el tinto de la vieja Chica…/

???????????????????????????????Pablo sonreía y con lentos movimientos de la cabeza daba la aprobación a las hermosas notas que tocaba su hermano. Todo era ambiente de fiesta, nadie presentía que fuera esa la última parranda terrenal de ‘Poncho’ López. Dos días después (primero  de mayo) en la puerta de la iglesia de San Francisco de su pueblo, le dijo a César López: “Primo, vamos a rezar, que me voy mañana”.  Su muerte ocurrió el 2 de mayo a las 7:30 a.m. cerca de Pelaya, cuando viajaba en su carro a Bogotá con su hijo Carlos Alberto (también fallecido) y su sobrino Pablito que sobrevivió al accidente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s